La evaluación desde el enfoque histórico y político. Para reflexionar

Galería

Audio del escrito: La evaluación desde el enfoque histórico y político. Para reflexionar

relexiones-sobre-la-evaluacin-formativa-2-638

Introducción

El siguiente escrito resumen parte de la indagación realizada sobre evaluación en el sistema educativo. El cual se desarrolló desde dos enfoques: el histórico y el político, con el fin de organizar los materiales consultados y entablar un análisis entre ambos.

Desde el enfoque histórico se plantean las etapas, épocas o generaciones de la evaluación, siguiendo a los autores más reconocidos y citados al respecto. Ellos son: Stufflebean y Shinkfield, 1989;  Guban y Lincoln, 1989; Escudero, 2003. Esto con el fin de precisar cómo evolucionó la evaluación  a través del tiempo. Lo cual permite ubicar los procesos evaluativos y cuestionar su vigencia en el sistema educativo. En este apartado solo se presenta aspectos relevantes.

En lo político, se describe la postura de tres documentos, dos pertenecientes a United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) UNESCO y uno de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura OEI.

Los documentos de la UNESCO son: Evaluación del aprendizaje en la UNESCO Garantía de un aprendizaje efectivo y relevante para todas las personas (2017) y “Diez notas sobre los sistemas de evaluación de los aprendizajes” (2016).

El documento de la OEI es: las Metas Educativas 2021 “La educación que queremos para la generación de los bicentenarios” (2010).  El mismo muestra la concepción de la evaluación. Lo cual lleva a reflexionar sobre la influencia que los organismos internacionales tienen en los preceptos legales evaluativos.

A continuación se va a describir los elementos relevantes de cada uno de los enfoque.

Enfoque histórico

En el  proceso de indagación se consideró relevante establecer la evolución de la evaluación. Los más conocidos y citados en la actualidad son: Guban y Lincoln, (1989); con la Primera Generación de la Medición 1840-1930; Segunda Generación de la Descripción 1930-1967; Tercera Generación del Juicio 1967-1987 y la Cuarta Generación de la Negociación 1987- actualidad. Estas generaciones se describen más adelante.

También están Stufflebean y Shinkfield, (1989), los cuales plantean: el período Pre Tyler abarca hasta 1930; y continúa con las épocas Tyleriana  que va desde 1930 hasta 1945; De la “inocencia” desde 1946 hasta 1957; Del realismo cubre el período desde 1958 hasta 1972; Profesionalismo que incluye la evaluación experimentada desde 1973 – la actualidad.

Para el 2003 Escudero, tomando como base los anteriores plantea seis épocas las cuales son: (1) Antes de los test y de la medición. (2) Los test psicométricos. (3)El nacimiento de la verdadera Evaluación Educativa la gran reforma “Tyleriana”. (4) Desarrollo de los años 60. (5) Desde los años setenta (70), la constitución de la investigación evaluativa. (6) La Cuarta Generación según Edagan Guba e Ivonna Lincoln.

Como se pudo apreciar cada autor determina los aspectos que considera relevante y lo organiza por épocas o períodos. Teniendo en cuenta que la nueva época o período no cambia de manera significativa la anterior, solo agrega un ingrediente necesario, pero los procedimientos, instrumentos de recolección de información se mantienen a lo largo del tiempo.

Se consideró para este estudio, describir brevemente las cuatro generaciones presentadas por Guba y Lincoln (1989), ya que abarca una concepción más amplia que los otros autores y además en la actualidad se menciona una Quinta Generación (Muñoz, 2007) el cual plantea la evaluación como un proceso de investigación social.

Generaciones Aspectos relevantes
De la Medición 1840-1930 Se fundamenta en la medición del cociente intelectual, factores de inteligencia y rendimiento académico. La elaboración de instrumentos confiables que permitan demostrar en qué medida los estudiantes domina el contenido. El evaluador es el técnico que aplicar los instrumentos válidos.
Descripción 1930-1967 La evaluación describe la competitividad de los alumnos, de acuerdo a parámetros fijados (objetivos) en un currículo previamente elaborado.
Juicio 1967-1987 Se basa en el uso de información para emitir juicios de valor. El evaluador adopta la figura externa para realizar el proceso de manera objetiva. Toma de decisiones.
 Negociación 1987- actualidad Se lleva a cabo por medio de un proceso interactivo de negociación entre los involucrados. En un contexto de respeto, confrontación de ideas y toma de decisiones consensuadas, en función de los intereses y necesidades acordadas libremente entre los protagonistas.
Para la calidad

(Propuesta por Muñoz, 2007).

Establece como aspectos relevantes que la evaluación debe ser una decisión personal, acorde con el estilo de vida; de investigación permanente y basado en libertad.

   Fuente: Guba, E. G. y Lincoln, Y. S. (1989). Fourth Generation Evaluation. Muñoz, Gustavo. (2007). Un nuevo paradigma: “la quinta generación de evaluación”.

 Ahora bien, al analizar las generaciones de la evaluación, se da por sentado que existe una cultura de la evaluación.

El desarrollo evaluativo es, sobre todo un generador de cultura evaluativa; la evaluación consiste en un proceso de construcción de valores que han de ser asumidos e integrados en la cultura de la persona, del colectivo y de la institución. De manera de optimizar las acciones de la realidad evaluada para favorecer el cambio en profundidad. (Mateo, 2000)

Al indagar en los estudios sobre la cultura evaluativa, específicamente en Venezuela, se encuentran afirmaciones como la de Fuguet (2006)

En los institutos que conforman la UPEL tiende a prevalecer un proceso de evaluación de tipo controlador, unidireccional y cuantificable, aun en aquellos con una amplia experiencia en el área de la evaluación, tal y como lo demuestran distintos trabajos referidos a evaluación de los aprendizajes en el campo institucional, de estudios de postgrado, incluso dentro de la función investigación.

Las investigaciones en evaluación, en su mayoría intentan establecer una manera diferente de aplicar la evaluación, de salir de  la Primera y Segunda Generación de evaluación donde aparentemente se encuentra anclada. Esto plantea, una discrepancia entre lo que se describe como la evolución de la evaluación y las investigaciones sobre los procesos evaluativos en las instituciones educativas.

Si los expertos de la temática de la evaluación llevan tiempo planteando la urgencia de un cambio en la cultura evaluativa –paradigma evaluativo- en las instituciones educativas sin importar el nivel, el área de conocimientos, el por qué  no ocurre, es un problema fundamental que debe ser abordado.

Lo anterior llevó a la reflexión sobre los lineamientos que están sustentando las normativas y leyes en materia de evaluación. Ahora bien, generalmente las leyes y normas evaluativas responden al interés internacionales que se adoptan como nacionales. Por ello a continuación se describe el enfoque político.

Enfoque político

Este enfoque político se desarrolla con la visión de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO, y la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura OEI. Para ello se seleccionó tres documentos, de los cuales se describe los planteamientos que tiene sobre la evaluación.

Los documentos son: “Evaluación del aprendizaje en la UNESCO. Garantía de un aprendizaje efectivo y relevante para todas las personas” (2017)  y “Diez notas sobre los sistemas de evaluación de los aprendizajes” (2016). Además de “Las Metas Educativas 2021. La educación que queremos para la generación de los bicentenarios” de la OEI.

En el breve documento “Evaluación del aprendizaje en la UNESCO Garantía de un aprendizaje efectivo y relevante para todas las personas”, plantea lo que “La evaluación del aprendizaje forma parte de la evaluación y el seguimiento de la educación en general, y se refiere a un amplio abanico de métodos y herramientas que se utilizan para evaluar, medir y documentar los resultados y los progresos del aprendizaje” (P. 3).

Seguidamente, se indica  que la evaluación sirve para al menos uno, de los siguientes fines:

  • “Certificar y validar el aprendizaje: en el ámbito del sistema educativo, la evaluación final… se utiliza para certificar o para seleccionar al estudiantado para el acceso a un determinado nivel académico o de edad, a un nivel educativo superior, a la formación o al empleo”. (p.3)
  • Proporcionar una base de evidencias para la formulación de políticas.
  • Rendir cuentas sobre los resultados.
  • Configurar las prácticas de enseñanza y aprendizaje.

En el caso que nos ocupa, se plantea la evaluación para certificar, para acceder en el nivel académico, como evidencia para formular políticas, rendir cuentas y configurar prácticas; “todo eso mediante amplio abanico de métodos y herramientas que se utilizan para evaluar, medir y documentar los resultados y los progresos del aprendizaje”. Si se revisa las Generaciones de la evaluación antes descritas se puede ubicar con facilidad en las tres primeras generaciones. En el documento no se menciona  la necesidad de una evaluación para el aprendizaje, sino del aprendizaje. Lo cual demuestra que la visión de la UNESCO, al menos en este primer documento, no va en relación con la evolución de la evaluación.

El segundo documento, “Diez notas sobre los sistemas de evaluación de los aprendizajes” (2016), es el resumen de unas notas[1] acerca de los dispositivos de medición y evaluación de los logros de aprendizaje. Con el fin de promover y participar del debate.

Tedesco, (2016) inicia sus planteamientos con una retrospectiva de quieres han asumido la responsabilidad del fracaso educativo. Indico que en una primera instancia que “el fracaso en el aprendizaje era atribuido a los alumnos y no al sistema educativo, lo cual asume en América Latina un significado especial ya que es la región que tiene las tasas más altas de repetición en la escuela básica.

Afirma que en la década de los  90 se atribuyó el fracaso de los alumnos al mal desempeño de los docentes. Lo cual llevo a que los dispositivos de evaluación aparecieron ligados a un mensaje amenazante para los profesores.

Con el paso del tiempo se  comprueba que “que medir no mejora los resultados y que la competencia entre escuelas, lejos de mejorar la calidad del conjunto del sistema, fortalece la desigualdad, la segmentación y la inequidad, particularmente en la educación obligatoria” (P.6) Lo cual demostró que existe una sobrevaloración de la importancia de los instrumentos de evaluación para mejorar calidad y equidad.

Otra de las notas en el proceso evaluativo son los resultados de las mediciones,-Las pruebas PISA- asumidos por los medios de comunicación con gran repercusión, causando un enorme impacto político que no se condice con la relativa solidez técnica que tienen algunos de los instrumentos utilizados ni con la capacidad de dichos medios para interpretar correctamente las informaciones. Esto arroja como resultado un efecto desmoralizador.

El documento plantea la necesidad de definir la cultura del desempeño profesional docente y ratifica  la necesidad de incorporar la cultura de la evaluación.

Los planteamientos del autor mencionado, muestran como existe una controversia entre los procesos evaluativos internos y los externos, como por ejemplo los resultados de las pruebas PISA, afectan al colectivo nacional y al sistema educativo. Se puede afirmar que este tipo de situaciones son las que determinan los lineamientos de evaluación y guían el proceso educativo.

Nuevamente, al relacionar lo planteado con las Generaciones de la Evaluación antes mencionadas, se puede ubicar en la “Generación  de la Descripción 1930-1967”

El último documento pertenece a la OEI  las Metas Educativas 2021 “La educación que queremos para la generación de los bicentenarios” (2010).

El objetivo final es lograr a lo largo del próximo decenio una educación que dé respuesta satisfactoria a demandas sociales inaplazables: lograr que más alumnos estudien, durante más tiempo, con una oferta de calidad reconocida, equitativa e inclusiva y en la que participe la gran mayoría de las instituciones y sectores de la sociedad. Existe, pues, el convencimiento de que la educación es la estrategia fundamental para avanzar en la cohesión y en la inclusión social.

Además se creó ese mismo año el Instituto de Evaluación y Seguimiento de las Metas Educativas 2021 con el fin de tener los informes que les permitirán destacar los avances y mostrar los logros alcanzados y contribuirán a poner de manifiesto las insuficiencias, a redoblar los esfuerzos y a reorientar el proceso si fuera necesario.

Como se pudo leer es un objetivo ambicioso y a la vez que se espera tener resultados satisfactorios. En una primera lectura, parece que es el camino adecuado para que la educación responda en calidad, equidad, inclusión…

Los  objetivos del Programa de evaluación de la educación son:

  • Lograr un sistema integrado de indicadores sociales y educativos para el conjunto de la región, en colaboración con los organismos también comprometidos con este objetivo.
  • Crear una cultura de la evaluación que contribuya a la consecución de los objetivos de los sistemas educativos y de la institución escolar.
  • Contribuir al desarrollo de modelos de evaluación de los sistemas educativos, de las escuelas y del rendimiento de los alumnos.
  • Fomentar la evaluación integral de las escuelas.
  • Fortalecer los institutos de evaluación de los países.
  • Constituir el Instituto de Seguimiento y Evaluación de las Metas Educativas (ISEME) (P.245)

Al revisar en detalle los objetivos anteriormente mencionados, se resalta que el sistema de indicadores sociales y educativos será similar para la región; que la cultura de la evaluación es para contribuir al logro de los objetivo; que el modelo de evaluación está basada en el rendimiento de los alumnos; que se fortalecerá los institutos de evaluación de los países y así constituir el seguimiento y evaluación de las metas. Por lo tanto, se puede inferir que se trata de una evaluación externa, la cual corresponde a la Generación Juicio.

Además estas metas plagadas de buenas intenciones pueden ser la que en última instancia no permita una evaluación donde los aspectos relevantes de la evaluación sea una decisión personal, acorde con el estilo de vida y de investigación permanente basado en libertad.

Contexto vivencial de la evaluación

La principal tendencia en evaluación del aprendizaje está basada en la consecución de los objetivos, donde el docente tiene la potestad –casi inapelable- de aprobar o desaprobar las actividades evaluativas-sumativas, otorgando una calificación según los lineamientos de la institución.

A pesar, de que se viene discutiendo, hace varios años, sobre la evaluación por competencias, aun en la actualidad existen dudas profundas en su aplicación. Pues al final de cuentas la institución en sus lineamientos exige una calificación para permitir el avance académico al grado o nivel inmediato superior. Entonces, si las instituciones responden a sus reglamentos y al final se debe calificar al estudiante, sea por objetivos o por competencias, para poder aprobar, sin duda alguna el enfoque político es el que prevalece.

Como se pudo leer en el enfoque político en los tres documentos presentados expresan una concepción instrumental de la evaluación.

Los Problemas fundamentales encontrados son:

  1. Que la evolución de la evaluación presentada en el enfoque histórico, no parece estar representada en el hecho educativo.
  2. El enfoque político, según los documentos revisados, plantean mejoras en el ámbito educativo, al llegar al proceso de evaluación se indica parámetros rígidos y controladores.
  3. Al comparar el enfoque histórico con el político, existe discrepancia entre la “evolución de la evaluación” y los parámetros de evaluación expresados en los documentos revisados.

Es necesario, discutir estos problemas planteados. Pues, nunca habrá cambio en el sistema educativo -no importa cuantas veces se actualice un diseño, las estrategias- hasta que no cambie el proceso de evaluación.

Delia Rodríguez Fernández

Se quiere recomendar la lectura de “Tipos de profesor evaluador en las instituciones de Educación Superior” de la autora de este escrito. y los planteamientos que realiza el Doctor José Padrón en su escrito. Doctorados escolarizados y burocráticos de maletín.

Referencias

Escudero, Tomás. (2003). Desde los test hasta la investigación evaluativa actual. Un siglo, el XX, de intenso desarrollo de la evaluación en educación. RELIEVE – E-Journal of Educational Research, Assessment and Evaluation; Vol 9, No 1. Enlace: https://ojs.uv.es/index.php/RELIEVE/article/view/4348

Fuguet, Antonio, Bolseguí, Milagros. (2006). Cultura de evaluación: una aproximación conceptual. Investigación y Postgrado [en línea] 2006, 21: Disponible en: ISSN 1316-0087

Mateo, Juan. (2000) La evaluación educativa, su práctica y otras metáforas. Cuadernos de educación 33. ICE Horsori. Barcelona. España.

Muñoz, Gustavo. (2007). Un nuevo paradigma: “la quinta generación de evaluación” Laurus, vol. 13, núm. 23, 2007, pp. 158-198. UPEL. Maracay. Caracas, Venezuela. Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=76102309

Guba, E. G. y Lincoln, Y. S. (1989). Fourth Generation Evaluation. Newbury Park, Ca.: Sage Publications.

OEI. (2010). Las Metas Educativas 2021 “La educación que queremos para la generación de los bicentenarios” Enlace: http://www.oei.es/historico/metas2021/libro.htm.

Tedesco, Juan. (2016).  Diez notas sobre los sistemas de evaluación de los aprendizajes. Serie Cuestiones fundamentales y actuales del currículo, el aprendizaje y la evaluación. Septiembre, 2016, Nº 5. OIE-UNESCO IBE/2016/WP/CD/05. Enlace: http://unesdoc.unesco.org/images/0024/002457/245774s.pdf

UNESCO. (2017). Evaluación del aprendizaje en la UNESCO Garantía de un aprendizaje efectivo y relevante para todas las personas.          Publ.: 2017; 6 p., illus.; ED.2017/WS/52. Enlace: http://unesdoc.unesco.org/images/0026/002603/260325s.pdf.

STUFFLEBEAM, D.L. y SHINKFIELD, A.J. (1989): Evaluación sistemática. Guía teórica y práctica. Barcelona, Paidós/MEC.

[1] Seminario Internacional “Más allá de las notas. Ampliando fronteras en evaluación de aprendizajes”, organizado por la Agencia de Calidad de la Educación, Santiago de Chile, 15 de junio de 2016

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s