Feyerabend anarquismo epistemológico aportes para la evaluación

Minientrada

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

         En el escrito anterior, Aportes de ¿Qué es esa cosa llamada ciencia? de Alan Chalmers al estudioso se describió, los planteamientos de Popper, Kuhn, Lakatos,  Feyerabend y Bayes relacionándolo con los vínculos temáticos del trabajo doctoral.

    En ésta, segunda parte, se presenta la relación entre los planteamientos de Paúl Feyerabend de su obra Tratado contra el método Esquema de una teoría anarquista del conocimiento y el vínculo temático de la evaluación.

           Como se afirmó en el primer escrito, “probablemente, se pueda creer que Feyerabend no aporta nada a los estudioso, en su avance investigativo. Hay que pensar, desde “la libertad racional”  Por lo tanto, se presenta a continuación, algunos planteamientos que permiten cuestionar, la concepción actual, de  la evaluación. Tal como, lo realizó el autor mencionado, con la ciencia. Cuál será la meta, establecer desde el anarquismo epistemológico, la necesidad de ver  a la evaluación con una perspectiva diferente y fuera del ámbito educativo.

       La primera de las afirmaciones de Feyerabend es:”La idea de que la ciencia puede, y debe, regirse según reglas fijas y universales, es a la vez irrealista y perniciosa…” (Pág. 307). Será, que la evaluación tal y como se esta desarrollando, debe ser visto, desde este mismo planteamiento. ¿Está la evaluación, al igual que la ciencia, siguiendo reglas fijas y universales?. ¿Es a la vez irrealista y perniciosa? Al revisar, lo que se entiende por evaluación, se debe recordar, el escrito titulado La comprensión de la evaluación, un abordaje personal  en el cual, se describió, en el apartado, La utilización de la epistemología como herramienta para denudar la evaluación, lo siguiente:

…<>, es necesario que en evaluación, se estudie qué hacen los evaluadores profesionales (especialistas o magíster en evaluación), los docentes de los distintos niveles del sistema educativo, precisando los métodos, herramientas y cómo y para qué de los análisis del proceso realizado. Además de describir los procedimientos de valoración del currículo (definir visión de currículo),  al docente y a la institución. Por lo tanto, para sustentar la evaluación, -más allá de ser el complemento en el trabajo desarrollado en el sistema educativo de cualquier país- se hace necesario describir, explicar y normar los procesos de evaluación.

     El párrafo anterior,  afirmar la necesidad, de normar los procesos de evaluación,  se parte del supuesto de que dichas normas son correctas. Lo cual, no es realmente cierto, ya que al indagar en los procesos evaluativos en el ámbito educativo, se puede apreciar las inconsistencias existentes, tanto en el proceso de recolección de datos (evaluación continua), en la elaboración de los instrumentos, como en el resultado (evaluación sumativa o de producto).  Así, que se genera, la necesidad de cuestionar esas reglas fijas para describir al proceso evaluativo. Es más, está el docente consciente de qué implicaciones tiene la evaluación, o es un requisito a cumplir para aprobar o desaprobar al estudiante.

     La segunda afirmación establece que:  “la ciencia se impuso por la fuerza, no por argumentación” (Pág. 308). Si se revisa, el cómo es el proceso de evaluación en las instituciones educativas, en los diferentes niveles del sistema y en cualquier país; se puede, comprobar que la evaluación se impone como parte del proceso de enseñanza y aprendizaje en los diseños curriculares, planes de curso… La argumentación utilizada, es para justificar la necesidad de calificación, para aprobar o desaprobar las actividades asignadas. Lo cual, probablemente, sea la razón, del malestar de los estudiantes y maestros ante la autoevaluación, la coevaluación y heteroevalución.

        La tercera aseveración es “el dogmatismo masivo… no constituye sólo un hecho, sino que además desempeña una función importante. La ciencia sería imposible sin él” (Pág. 311). Feyerabend, describe las coincidencias entre la ciencia y el mito. Pero, la ciencia sólo acepta como ciencia, a los hechos reales basada en la experiencia (visión empirista), obtenidos mediante un método, o a través del razonamiento (visión racionalista) y niega el mito por considerarlo sin fundamento.

      Con respecto a la evaluación, se evidencia la posturas dogmáticas, (a) en las instituciones y docentes, que utiliza únicamente las pruebas escritas y orales como mecanismo de comprobación de los aprendizaje y consideran que otros procedimientos “no miden” realmente el conocimiento del estudiante; (b) en la evaluación, que los entes gubernamentales, (en algunos países latinoamericanos) aplica a los docentes cada cierto tiempo, por considerar que son los únicos responsables del hecho educativo; (c) el estudiante, que no realiza las actividades, si ella no generan una calificación…

       Entonces, será necesario, plantearse como cuarta afirmación de Fereyabend , “empezar a hacer ciencia de una manera diferente, y ver qué pasa”. Parafraseándolo, se diría, empezar a comprender la evaluación de una manera diferente, y a ver qué pasa. Pues,como ya se indicó en el párrafo anterior, existen posturas dogmáticas que cosificar la evaluación.

      Los últimos planteamientos de Feyerabend, en la obra ya mencionada, se pueden tomar como sugerencias para avanzar en el proceso de construcción de una concepción diferente de la evaluación:

  1. Hacer uso de todas las ideas, de todos los métodos, y no de una pequeña selección de ellos.
  2. Abandonar las pretensiones totalitarias existentes, analizar la evaluación según muchas combinaciones diferentes.
  3. Preparar al docente, estudiante, institución en cualquier nivel del sistema educativo para  comprender la diferencia entre evaluación, calificación, datos… y la influencia de las ideologías más importantes, como fenómenos históricos.
  4. La racionalidad de las creencias se verá,  considerablemente incrementada.

Como conclusión, de los aportes del anarquismo epistemológico, a la evaluación  se debe (a) desarrollar una visión diferente de manera de contrarrestar el efecto dogmático existente; (b) construir dicha visión fuera del ámbito educativo, de manera que posteriormente se aborde los preceptos legales existentes en materia de evaluación en la educación.

Anuncios