LA COMPRENSIÓN DE LA EVALUACIÓN, UN ABORDAJE PERSONAL

Estándar

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

     En un escrito anterior sobre La Comprensión de la ciencia, un abordaje personal; la autora indica que “para abordar la comprensión de la ciencia se exponen las siguientes cuatro ideas (1) La importancia de los términos en la ciencia y el significado de ciencia; (2) la indagación sobre las corrientes de la filosofía que sustentan la validez del “conocimiento científico”; (3) el establecimiento de la utilidad -de la ciencia- desde una perspectiva de progreso; (4) la utilización de la epistemología como herramienta para denudar la ciencia”  Las cuales va a utilizar para comprender a la evaluación.

        Por lo tanto, las ideas se adecuaron a la nueva temática: (1) La importancia del término  evaluación y el significado de evaluación; (2) la indagación sobre las corrientes  de la filosofía que sustentan la validez del “conocimiento de la evaluación”; (3) establecimiento de la utilidad -de la evaluación- desde una perspectiva de progreso; (4) la utilización de la epistemología como herramienta para denudar la evaluación.

         Una primera alerta, es que la evaluación “aun” no es una ciencia, es una disciplina, pero las ideas planteadas permitieron establecer aspectos fundamentales para explicar-comprender a la evaluación. Hay que recordar según Mateo, (2000), no existe una teoría evaluativa, sólo existe un conjunto de prácticas más o menos sistematizadas y que su base conceptual está formada sustancialmente por un conglomerado de metáforas altamente elaboradas y que aparecen de manera recurrente y superpuestas a lo largo de los distintos intentos explicativos de las acciones evaluativas. Pero, ya es momento de que los evaluadores de carrera trabajen para ir perfilando una teoría evaluativa.

        A continuación se desarrollan las cuatro ideas planteadas, con el fin de lograr un cuerpo teórico sobre la evaluación.

La importancia del término evaluación y el significado de evaluación

En este apartado se presenta el significado de evaluación, desde el punto de vista etimológico y las definiciones según distintos estudiosos del tema.

En la búsqueda del significado se encontró que según la Real Academia Española (RAE)

Se define  evaluación  como:

  1. Acción y efecto de evaluar
  2. Examen escolar

Al indagar el significado de evaluar la RAE, afirma que evaluar viene del francés

Del fr. évaluer.  Conjug. c. actuar.

  1. Señalar el valor de algo
  2. Estimar, apreciar, calcular el valor de algo.
  3. Estimar los conocimientos, aptitudes y rendimiento de los alumnos.

        Existen numerosas definiciones de evaluación, cada autor, según su paradigma y concepción de la educación, plantea los elementos, procedimientos que considera pertinente.

        Para un mejor conocimiento de las connotaciones de evaluación, se utiliza los planteamientos de Moreno (2014) el cual afirma que  “las prácticas de evaluación han sido una parte integral de las actividades intelectuales y morales, y han contribuido a definir el valor del conocimiento y su papel en controlar la realidad social”.  Dicho autor plantea la evaluación como: tecnología, práctica cultural y  práctica socio política.

        La evaluación como una tecnología, es desarrollada por técnicos en medición con el fin de que otros tomen decisiones específicas o introducir cambios. La tecnología ha sido refinada para ser más eficiente, estandarizada y codificada, y la evaluación, generalmente ha sido vista como externa y separada de la enseñanza y el aprendizaje. En el marco de la reforma de la evaluación internacional, la perspectiva técnica se centra en los aspectos relacionados con la organización, la estructura, la estrategia y la habilidad para desarrollar nuevas técnicas de valoración. (Moreno, 2014)

Algunas de las definiciones de evaluación como tecnología son:

  • Stufflebeam y Shinkfield, (1987) Como “el estudio sistemático y planificado dirigido y realizado con el fin de ayudar a un grupo de clientes a juzgar y o perfeccionar un valor y/o mérito de algún objeto” (Mateo, 2000)
  • Escorcia, (2008), piensa que: “La evaluación se traduce en una calificación (nota o concepto), la cual determina, junto al requisito de asistencia, la promoción de los alumnos/as”.
  • Rosales (1990), la evaluación debe ser vista “como un componente esencial de la enseñanza, que se desarrolla paralelamente al desarrollo global de la misma y recibe una amplia serie de estímulos procedentes de diversas áreas de conocimiento con las cuales mantiene a su vez importantes relaciones” (p. 30),

        La evaluación como práctica cultural implica la interacción entre varios puntos de vista, creencias y valores. La tarea es desarrollar procedimientos alternativos de evaluación trasciende los aspectos técnicos de medición, para entrar en el área de las relaciones y la comunicación entre las partes implicadas en el ejercicio de la evaluación. La reforma de la evaluación es una transformación de la cultura de las relaciones humanas implicadas en los procesos de valoración. (Moreno, 2014)

  • Zubiría y González (1995), indican: “evaluar es formular juicios de valor acerca de un ser, objeto o fenómeno bien conocido, porque interesa orientar acciones futuras” soporte de una valoración.
  • De Camilloni, (1998), afirman que: “en términos genéricos evaluar es valorar, lo que se lleva en sí, a emitir un juicio de valor, acorde a marcos axiológicos, tendiente a la acción. Esto implica aproximarse al objeto tomando como punto de partida la descripción, comprensión y explicación del mismo”.
  • Mateo, (2000) plantea que: el desarrollo evaluativo es, sobre todo un generador de cultura evaluativa; la evaluación consiste en un proceso de construcción de valores que han de ser asumidos e integrados en la cultura de la persona, del colectivo y de la institución. De manera de optimizar las acciones de la realidad evaluada para favorecer el cambio en profundidad.

        La evaluación como práctica socio política, pretende ser transformadora de la realidad y se enfoca en lo que el currículum hace y no en cómo hacer el currículum. La escuela opera ideológicamente por medio del currículum, el evaluador asume como un intelectual crítico que analiza, interpreta y cuestiona el proyecto formativo, prima un interés constitutivo del conocimiento emancipador. Por ende, la evaluación es concebida como un proceso democrático, participativo y liberador, que demanda la implicación consciente del alumno como sujeto que aprende (Kemmis, 1988)

  • Alves (2004) presenta: “La evaluación es un acto de aprendizaje que permite la adquisición de conocimientos de la realidad estudiada y de nosotros mismos, el qué y el cómo aprendemos”.
  • Sanmartín, (2007) manifiesta que “en general, ni la evaluación en sí misma, ni la repetición de curso, si se suspenden, motivan al estudiante a esforzarse más en aprender, a no ser que le proporcionen criterios e instrumentos, tanto para comprender sus errores y superarlos, como para reconocer sus éxitos”.
  • Rodríguez (2006) dice al respecto: “La evaluación es un elemento para el logro de la equidad porque ubica al estudiantado, le da la posibilidad de estar en el lugar y de alcanzar la capacidad que cada uno puede lograr, pues no todos llegan al mismo tiempo a un logro determinado”.
  • Probablemente, el representante en evaluación como práctica socio política sea McDonald (1980). Quien planteó que existe una vinculación entre evaluación y política, afirmando que los evaluadores influyen en la política educativa. La elección de roles, fines, audiencias, contenidos y procedimientos configuran evaluaciones diferentes. Por lo tanto, distingue tres tipos de evaluación: burocrática, autocrática y     democrática. En el primero, las valoraciones las hacen quienes están en el poder, en este contexto el evaluador acepta condiciones y el marco que le imponen. En el estilo autocrático, el analista no tiene ninguna independencia, se convierte solo en un consejero, pero no puede modificar las reglas.  En el Modelo democrático, el evaluador considera la opinión de los involucrados, en general de la comunidad evaluada, atiende a los principios de derecho “a conocer” “a participar” “a ser tomado en cuenta”.

El mapa conceptual que se observa a continuación, muestra algunos de los aspectos significativos a tener en cuenta al  describir que se entiende por evaluación.

Qué es la evaluación

Elaboración propia 2013

Si se observa de izquierda a derecha los tipo de evaluación son diagnostica de inicio, formativa o de proceso sumativa o final. La evaluación se aplica al maestro, institución estudiante y el material institucional. Algunos de los instrumentos utilizados son las pruebas que pueden ser oral o escrita (objetiva de desarrollo o mixta), la rubrica, lista de cotejo, escala (numérica o gráfica) La evaluación permite la toma de decisiones las cuales permiten aprobar, reprobar o modificar con los resultados obtenidos.

Otro aspecto, que se observa son los distintos autores que explican como ha evolucionado la evaluación, entre ellos esta Guban y LincolnStufflebeam Shinkfield y Tomás Escudero. 

Así que, para precisar la conceptualización de la evaluación dependerá de cómo la política educativa de un país  o institución particular responda a cada uno de los principios ontológicos qué, por qué, cómo, para qué, dónde, cuándo, quién, a quién  y cómo esto se refleja en la evaluación de los aprendizajes.

En la imagen que aparece a continuación se presenta una concepción amplia de la evaluación siguiendo a Mate0, 2000

concepcion evaluativa

Después de haber respondido a la primera idea de que significa evaluación, es importante indagar como sustenta la validez del conocimiento de la evaluación.

La indagación sobre las corrientes  de la filosofía que sustentan la validez del “conocimiento de la evaluación”

Las tres corrientes filosóficas que plantean como se adquiere el conocimiento son: el racionalismo, que afirma que es a través de la razón; empirismo, por la experiencia sensible; y el escepticismo que niega que se pueda conocer. (Escorcia, 2008).

Si se pretende sustentar la validez de la evaluación mediante las corrientes filosóficas es necesario recordar que el racionalismo se caracteriza por afirmar que la razón es la fuente de nuestros conocimientos. Sus representantes más destacados fueron Descartes, Spinoza y Leibniz, quienes ofrecieron distintas versiones del modo en que la razón fundamenta el conocimiento, así como de su relación con la experiencia.

Los representantes destacados del empirismo fueron Locke, Berkeley y Hume, y que defiende que el conocimiento se funda en la experiencia. Estableciendo de esta manera una forma contrapuesta con el racionalismo.

Con referencia al escepticismo fueron  Montaigne, Charron y Francisco Sánchez, los que dará paso a la modernidad; con su postura de rechazó ante la posibilidad de que se  pueda encontrar un significado absoluto a lo real.  Desde la perspectiva de que se pueda encontrar lo absoluto, la autora de este escrito apoya el escepticismo, pero si parte, que para ser escéptico, debe aceptar que no se puede conocer la verdad absoluta, entonces se conoce que no se conoce. (Para pensar). Diagrama de Venn evaluacion

 Con respecto a la evaluación es necesario tomar encuenta tanto la experiencia como la razón, aun más, el escepticismo permite aguijonear con dudas constantes el proceso de teorización. Aquí se presenta un primer nudo a resolver, para ello es necesario una comprensión  sintagmática de la ciencia. En su etimología la palabra sintagma también se asocia con la expresión del latín synáiresis, que significa contracción, juntar, coincidir, y del griego tagma, estructura, formación, manera, orden. Es decir, un sintagma es la conjunción, la coincidencia, la integración de diversos órdenes, estructuras o formaciones. (Barrera, 2013).

Corrientes filosóficas y evaluación

La evaluación como proceso, desde el punto de vista de la autora, debe utilizar el entendimiento (racionalismo) para  “a priori” tener un método y lograr, apoyado con la experiencia (empirismo) obtener los datos, con los cuales volver a reflexionar sobre lo evaluado, en un continuo proceso de revisión reflexión (escepticismo).

Partiendo de las corriente filosófica racionalista se estimó que la evaluación es entendimiento, lo cual sustenta la autoevaluación que debe ser un pilar para los procesos en la evaluación de los aprendizajes.

En la corriente empirista la  evaluación  evaluación es experiencia lo cual permite el intercambio, la coevaluación y la heteroevaluación. Desde la experiencia se debe valora un docente.

Desde el escepticismo, la evaluación no evalúa nada, lo cual como ya se mencionó aguijonea el proceso evaluativa, los instrumentos, los criterios, exigiendo que los seres humanos que participan expresen sus dudas e ideas, antes durante y al final del continuo evaluativo.

Esta idea de indagar sobre las corrientes  de la filosofía para sustentan la validez del “conocimiento de la evaluación”  exigen un trabajo de reflexión, que debe ser realizado por un estudiosos en el campo evaluativo y epistémico. Sobre la epistemología para denudar la evaluación se plantea algunas ideas más adelante.

La tercera idea para comprender la evaluación  se desarrolla a continuación.

Establecimiento de la utilidad -de la evaluación- desde una perspectiva de progreso

Se inicia esta tercera idea definiendo que se entiende por utilidad, y progreso. Según Bentham (sf) utilidad es todo aquello que produce felicidad, placer o ventajas al mayor número de personas. Progreso consiste en un desarrollo, una mejora o un avance. El término, que procede del latín progressus, indica que algo se dirige hacia adelante, ya sea de manera simbólica, temporal o física.( progreso Resultados de la búsqueda http://definicion.de/?s=progreso#ixzz479S954BC)

En los procesos educativos actuales, la evaluación es vista, desde su sentido de utilidad  y como recurso disponible, en cuanto al desarrollo  en el aprendizaje y la enseñanza.

Evaluar los aprendizajes, los materiales, el currículo, al docente o a la institución, tiene que tener un motivo, el mismo debe indicar lo útil que será para el estudiante, el docente, la institución o el país. Los resultados obtenidos del proceso de evaluación educativa permite el avance o mejora, y por lo tanto puede ser considerado progreso.

Visto como utilidad y progreso para el estudiante, la evaluación no pasa desapercibida, sino que se convierte en toda una experiencia de vida, en la cual las repercusiones psicológicas de la evaluación son importantes, ya que, a través de sus resultados, los estudiantes van configurando su autoconcepto (Santos, 1998, p. 15).

Por lo tanto, es fundamental que al teorizar sobre la evaluación se puntualice su utilidad en el desarrollo educativo (social, cultural y político) y como genera, la base para el progreso.

Lo anteriormente expuesto sobre  la utilidad de la evaluación y como es fundamental para el progreso no solo educativo sino general, es un aspecto que deberá ser motivo para discutir y sustentar, para que sirva como un pilar para el desarrollo de una teoría evaluativa.

A continuación se esboza los elementos epistemológicos que pueden servir para elevar a la evaluación a la posición que se merece en las ciencias sociales.

La utilización de la epistemología como herramienta para denudar la evaluación

Para comprender que es epistemología se menciona que actividades según Ugas Fermín (2007) desarrolla un epistemólogo; estudia qué hacen los científicos, cuáles son las herramientas, los métodos y la lógica de análisis que utiliza. La investigación epistemología tiene tres opciones (a) descriptivas, muestra qué es la ciencia; (b) explicativa, expresa por qué la ciencia es como es; y (c) normativa, considera cómo debe ser la ciencia. Todo esto permite la fundamentación del proceso de investigación, llevando a las disciplinas al rango de ciencia.

Basado en lo anterior, es necesario que en evaluación, se estudie qué hacen los evaluadores profesionales (especialistas o magister en evaluación), los docentes de los distintos niveles del sistema educativo, precisando los métodos, herramientas y cómo y para qué de los análisis del proceso realizado. Además es necesario describir los procedimientos de valoración del currículo (definir visión de currículo),  al docente y a la institución.

Por lo tanto, para sustentar la evaluación, -más allá de ser el complemento en el trabajo desarrollado en el sistema educativo de cualquier país- se hace necesario describir, explicar y normar los procesos de evaluación. Es una de las tareas que pretende ir realizando la autora de este escrito.

A manera de cierre

 Estas cuatro ideas:  la importancia del término  evaluación y el significado de evaluación;  la indagación sobre las corrientes  de la filosofía que sustentan la validez del “conocimiento de la evaluación”;  establecimiento de la utilidad -de la evaluación- desde una perspectiva de progreso; la utilización de la epistemología como herramienta para denudar la evaluación, desarrolladas en este escrito responde pocas dudas,  pero si,  genera un camino  a seguir para sustentar de manera filosófica y conceptual a la evaluación.

Comprender-explicar la evaluación requiere primero conocer la perspectiva particular y contexto en que se realiza la evaluación. A pesar de que existen diferentes definiciones de evaluación, la esencia es la misma “valorar” y de acuerdo con el qué, cómo, cuándo, para qué, cambia la descripción conceptual de la evaluación.

Referencias

Ahumada Acevedo, Pedro. (2001). La evaluación en una concepción de aprendizaje significativo, Ediciones universitarias de Valparaíso, de la Universidad católica de Valparaíso, Chile. En: http://www.euv.cl/archivos_pdf/evaluacion.pdf  (Recuperado el 31 de marzo del 2016).

Alves, Elizabeth. (2004). Hacia una reconstrucción paradigmática de la evaluación cualitativa en la educación inicial Sapiens, diciembre, año/vol. 5, número 002. Caracas, Venezuela: Universidad Pedagógica Experimental Libertador

Barrera, Marcos. (2008). Modelos epistémicos en investigación y educación. 5ta ed. Sypal-Quirón. Caracas. Venezuela.

Barrera, Marcos. (2013). “Desarrollo de teorías. Investigación y plataformas teóricas”. Abstracción. En: http://marfibamo.blogspot.com/2013/12/desarrollo-de-teorias-investigacion-y.html

Bentham, Jeremias. (sf) Utilitarismo Clásico.   http://www.philosophica.info/voces/utilitarismo/Utilitarismo.html#toc0

Castillo Arredondo, Santiago. (2002). Compromisos de la Evaluación Educativa. Pearson Educación S.A. Madrid. España.

De Camilloni, Alicia R., Celman, Susana, Litwin, Edith y De maté, Carmen P. (1998). La evaluación de los aprendizajes en el debate didáctico contemporáneo, (1ra. Edición). Argentina: Editorial Paidós SAICF.

De Zubiría Samper, Julián y González Castanon, Miguel Ángel. (1995). Tratado de pedagogía conceptual, estrategias metodologías y criterio de evaluación (3ra. Edición). Colombia: Editorial Vega impresores.

Escorcia, Julie. (2008). ¿Qué es la evaluación educativa?. Lumen, Instituto en estudios en educación- IESE, Colombia, (7ª. Edición). Universidad del Norte. En: http://admision.uninorte.edu.co/divisiones/iese/lumen/ediciones/7/articulos/evaluacion_educativa.pdf  (Recuperado el 31 de marzo del 2016).

McDonald, B. (1977). A Political Classification of Evaluation Studies. En D. Hamilton, D. Jenkins y C. King. C. Beyond the numbers Game. London. Mc.Millan.

Mateo, Juan. (2000) La evaluación educativa, su práctica y otras metáforas. Cuadernos de educación 33. ICE Horsori. Barcelona. España.

Moreno, Tiburcio. (2014). Perspectiva Educacional. Formación de Profesores.Universidad Autónoma Metropolitana-Cuajimalpa México. Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Vol. 53(1), Pp. 3-18

Rodríguez de Mayo, Rubén. (2003). Naturaleza política de la evaluación curricular: Los fundamentos políticos del enfoque democrático de Barry MacDonald. En: http://www.um.es/docencia/nicolas/menu/docencia/educsocial/conteyact/tema1/otros_trabajos/evaluacion_democratica.pdf

Rosales, Carlos. (1990). Evaluar es reflexionar sobre la enseñanza. Narcea Ediciones. Madrid (p. 30).

Santos Guerra, Miguel Ángel. (1998). Evaluar es comprender. Editorial Magisterio del Río de la Plata. Buenos Aires – Argentina.

Tens, Ibeth. (Comp.).(2006). Políticas Educativas. Curso IV Nivel. Programa ADOS. Atención al docente. Barquisimeto. Venezuela

Ugas Fermín, Gabriel. (2007). Epistemología de la Educación y la Pedagogía. Ediciones del Taller permanente de Estudios Epistemológicos. Táchira, Venezuela.

 

 

 

Anuncios

5 comentarios en “LA COMPRENSIÓN DE LA EVALUACIÓN, UN ABORDAJE PERSONAL

  1. Para todo aquel que desarrolle un área de conocimiento, es necesario contextualizar teóricamente los fundamentos de dicha área, es por ello que el educador debe conocer a profundidad conceptos y principios de la pedagogía, de igual forma el evaluador debe entender los basamentos ontológicos y epistémicos de la evaluación.

    Aun cuando la evaluación no se considera ciencia, representa una pieza clave y aplicable a todo aspecto del actuar humano (y de sus implicaciones y aplicaciones), siendo reconocida su función valorativa y metodológica por las diversas áreas del saber. En otras palabras, acompaña todo proceso ya desde su origen, desarrollo y culminación.

    Las concepciones de la evaluación, en lo técnico, cultural y político, representan aristas que han caracterizado a esta disciplina de valoración durante el curso de la historia, atendiendo a las necesidades de la época en que fueron utilizadas, desde el rígido sentido de la medición, pasando por lo relativo a la interacción entre los agentes intervinientes y la postura crítica ante los sistemas educativos reflejados en el currículo que cada nación determina para guiar los rumbos de la educación.

    Antes de considerar que el docente es un experto evaluador debe aplicar los principios ontológicos de la disciplina: Qué, cómo, porqué y para qué evaluar, esto da un sentido aunque, tal vez enunciativo, de la esencia del verdadero significado del arte evaluar, generando conciencia de lo que se quiere y como se puede lograr.

    Las corrientes filosóficas que determinan el actuar evaluativo, distinguen de alguna forma al tipo de evaluador: el racionalista, que de forma rígida solo acepta ciertas reglas determinadas por la razón y un alto sentido metódico, el enfoque empirista, que busca encontrar la realidad por medio de la experimentación, por ello se afirma que la ·evaluación es experiencia”, por último el escepticismo, en donde siempre existe posibilidades amplias ya que la verdad absoluta no es alcanzable, ello implica una constante búsqueda de la verdad.

    Estoy totalmente de acuerdo con lo planteado en cuanto a la utilidad de la evaluación, con ella el individuo de forma intrínseca puede entender su realidad y conocer sus capacidades, y como sostiene el material base de esta opinión “un auto concepto”. La evaluación promueve el avance y mejora del individuo, de una institución, de un sistema educativo (o de otro tipo) hasta llegar a otras dimensiones (nacionales, continentales y mundiales).

    Destaco el sentido epistémico y ontológico de este artículo, el cual de forma concreta y explícita permite al lector contextualizarce en el significado científico de la evaluación y su aplicabilidad que no solo se hace a la educación sino a toda actividad humana.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s